Patrones de sueño

El gran debate sobre las ocho horas de sueño, ¿debemos dormir ocho horas de sueño estrictamente? Por supuesto que no. Cada persona es un mundo, unos duermen más y otros duermen menos, así nos lo asegura Hernán Marín Agudelo un especialista en sueño:  “Ni 7, ni 8, ni 9, ni 10. Las horas de sueño en una persona tienen una necesidad individual y más que hablar de cantidad de sueño el concepto más importante es la calidad del mismo, hay personas con patrón de sueño corto (5-6 horas de sueño), personas con patrón de sueño intermedio (7-8 horas), y personas con patrón de sueño largo (9-10 horas), que refieren buena calidad de sueño.” 

Aún así el mito de las ocho horas de sueño no es algo que viene de siempre, hay muchos ejemplos en la literatura y demás de que nuestros antepasados realizaban 2 “sueños”, cada uno de cuatro horas, con un intermedio de una hora o dos entre sueño y sueño que aprovechaban para varias cosas. Esto ahorraba la fragmentación del sueño que muchos padecemos y les hacía dormir más profundo y tener una mayor calidad del mismo. 

En el mundo animal la forma de dormir es muy diversa, tanto en cantidad, como en forma de distribuírsela. Por lo que existen animales que sólo tienen un ciclo de sueño (solo duermen de una vez, seguida), animales que tienen dos, o animales que tienen varias. Esto puede darse a su vez con o sin siestas, existiendo por ejemplo el caso de los perros y los gatos, que tienen un ciclo nocturno, pero también hacen varias siestas diurnas, o los peces, que únicamente duermen en forma de siestas cortas durante el día.
Existen también animales que solo utilizan uno de los dos hemisferios del cerebro para dormir, pudiendo realizar tareas como volar o nadar mientras duermen, como es el caso de la foca, el delfín o el vencejo.

El ser humano duerme unas 8h de media, con 1,9h de fase REM. Esto varía según la edad, cuando somos bebés empezamos durmiendo hasta 16h y al llegar a ancianos dormimos unas 5,5h diarias.

Entre los animales, el koala es quien pasa más horas al día dormido (22), seguido del perezoso (20) y el murciélago (19,9). En el otro extremo tenemos por ejemplo al caballo (2,9), la jirafa (2) y al elefante africano (3,3). El animal con la mayor fase REM es el ornitorrinco, que con sus 14h de sueño, 8 de ellas las pasa en fase REM.