woman falling down, dangerous situation, bad day, injury, insurance concept

Momentos de cataplejia

La cataplejía es para mí, el peor síntoma de la narcolepsia, ya que no sufro casi la parálisis del sueño, aunque cuando me suceden, también son muy frustrantes y angustiosas, ya que parece que estás atado a unas cadenas inamovibles que no te dejan levantarte, y a ello se le suman las alucinaciones hipnagógicas o himpnopómpicas, que te hacen ver seres, figuras y deformidades en tu habitación, oír ruidos inexistentes o incluso que te pueda venir a la cabeza algún olor determinado.

Estas alucinaciones son alteraciones que produce el cerebro en nuestros sentidos, vista, oído, olor, sabor o tacto, mezclando sensaciones del mundo irreal (sueños) con las del mundo real (tu habitación) de modo que puedes sentir como si estuviera entrando alguien en tu habitación, y estuviera observándote, o puedes sentir que alguien te roza, o que algún animal se te sube encima de la cama,…

La parálisis no sabemos cuando la vamos a sufrir, en cambio, la cataplejía suele ocurrirnos en estados anímicos altos, como sorpresa, deseo, inseguridad, miedo, felicidad, risas,…

alt

Por ejemplo antes de empezar mi tratamiento, me compré una consola y el día que llegó, fue una de las primeras veces que me dio tan fuerte una cataplejía como para que me cayera al suelo; En otra, mis amigos y yo estábamos echando una carrera, y ante la tensión de competitividad me dio otra cataplejia y me caí al suelo dándome un buen golpe; Otra que siempre recuerdo es una vez que estaba en casa de un amigo, celebrando una fiesta, y yo estaba en la piscina cuando ocurrió algo muy divertido. Entonces ya sabia que me iba a dar otra cataplejía, e intenté salir de la piscina, pero no pude llegar a sentarme, por lo que me caí encima de una mesa, rompiéndome el labio, y luego al suelo, dando la casualidad de que había un tornillo, por el que me tuvieron que suturar la cabeza con 3 grapas.

Pero una en la que verdaderamente pude no haberlo contado, fue en unas vacaciones en la playa, en la que al principio no me metía mucho porque me daba miedo de que me dieran cataplejías y me ahogara, pero cuando llevaba una semana bañándome, cogí confianza y me metí demasiado dentro del mar, y dio la casualidad de que estaba yo solo, y de repente me sorprendió una ola bastante grande que no me esperaba y al segundo llegó otra, entonces me dio una cataplejía y casi me ahogo, menos mal que en cuanto recuperé un poco el tono muscular me puse en dirección a la playa, me tranquilicé y todo se quedó en un susto.

Estas son las cataplejías más destacables, pero ya cuando veo que me voy a reír un poco más de mi aguante (antes de que me dé una cataplejía), me busco algún sitio donde sentarme y no caerme por si me da otra cataplejía.
Por esto es por lo que la considero uno de los peores síntomas de la narcolepsia, porque me ocurren muchas veces en un día, y no te permite hacer muchas cosas, como por ejemplo conducir, jugar a deportes (de media competitividad),…