Las hipocretinas, el origen de la siesta

Las hipocretinas son neuropéptidos hipotalámicos, y la reducción de sus niveles (o su ausencia), explicarían tanto la excesiva somnolencia diurna como la cataplexia.

La hipersomnia sería consecuencia del cese, por un lado de la inhibición que la hipocretina provoca sobre los sistemas hipnogénicos del encéfalo basal, y por otro, de la estimulación que genera sobre los mecanismos del despertar colinérgicos y monoaminérgicos.

Las motoneuronas periféricas, que reciben estímulos inhibitorios (glicina) y excitatorios (norepinefrina y serotonina) se verían afectadas ante la falta de hipocretina ya que quedarían liberados los primeros y ausentes los segundos, hecho que explicaría la cataplexia.