Horarios de tarde

Estudiar o trabajar por la tarde, como me ha tocado a mí puede tener cosas buenas y malas, aunque especialmente la gente con narcolepsia creo que podemos sacarle un punto bastante positivo: Al tener que entrar por la tarde al menos tienes la mañana para poder descansar si esa noche realmente dormiste mal.

Yo lo que hacía el año pasado era comer pronto y dormir una siesta antes de ir a clase a las 16.00. Pero este año entro a las 15.00 y no me da tiempo. Cuando llego a casa a las 22.00 estoy muerto, y al principio, me dormía una minisiesta para poder quedarme un poco y hacer trabajos, pero entonces terminaba yéndome a la cama a las 2 o a las 3 am.

Al día siguiente me despertaba a las 9 porque se pasaba el efecto del xyrem, desayunaba, me ponía a hacer cosas y a las 10.30 ya me entraba sueño otra vez. Me iba a dormir una media hora, y esto hacía que no fuera capaz de echarme después una siesta antes de comer por falta de sueño. Por lo tanto, luego en clase me entraba sueño, llegaba cansado otra vez y vuelta a empezar. 

Ahora estoy probando otra forma. Según llego a casa, ceno, y a dormir en cuanto me entra sueño (sobre las 23.00). Me despierto a las 5 am porque se acaba el efecto del xyrem, y en vez de intentar seguir dormido dando vueltas en la cama, aprovecho la energía y me levanto a adelantar trabajo hasta que me entra sueño, que es normalmente hasta cerca de las 10 de la mañana, y me echo una minisiesta, aunque intento evitarla si puedo.

De esta forma tengo algo más de cansancio acumulado y puedo dormir la siesta antes de ir a clase para llegar con más energía y además obtengo algo más de tiempo efectivo para realizar cosas. También me llevo una botella con café y voy dando tragos durante la tarde, porque antes me la bebía antes de ir a clase pero no me hacía tanto efecto. Los excitantes como el café, té, la maca… hay que tenerlos controlados y hacer etapas de limpieza para no generar tolerancia, porque puedes acabar tomando un litro de café sin que te logre despertar de forma eficaz, pero que te impida conciliar el sueño completamente y entres en un bucle de sueño no reparador.

Desde hace un tiempo llevo pensando que lo mejor para nuestra enfermedad es dormir cuando te lo pide el cuerpo, no remolonear y levantarte cuando te despiertes. Suena fácil, pero todos sabemos que no lo es. Hay que poner esfuerzo y entrenarlo, el ser humano es un animal de hábitos.

Con nuestra enfermedad no podemos seguir el ritmo de la sociedad y eso es un hecho. Sé que la mayoría de la gente tiene trabajos en que no puede elegir su horario pero en medida que se pueda, hay que intentar conseguirlo, sobre todo si sois padres de un niño/a con narcolepsia.