gato dormido

Tanto dormir poco como dormir mucho puede engordar.

El próximo domingo La Asociación Mundial de Medicina del Sueño celebra el día Internacional del Sueño para captar la atención de la gente y concienciarla de que no respetar un descanso diario de 7 a 9 horas nocturnas puede ocasionar trastornos y otros impactos en nuestra vida. La duración y la calidad del sueño son claves para intentar evitar el padecer enfermedades crónicas en un futuro. 

Según un reciente estudio de la Universidad de Harvard, dormir las horas de sueño suficientes ayuda a que se elijan alimentos más saludables a la hora de comer. Según estas investigaciones, la alteración del sueño está relacionada con el aumento de peso, la diabetes y la mortalidad prematura.

Además, romper el círculo vigilia-sueño está relacionado con la aparición de hipertensión arterial, cardiopatías, diabetes Mellitus (tipo 2), e incluso puede ser un detonante y síntoma precoz del desarrollo de una enfermedad neurodegenerativa como las enfermedades de Alzheimer o Parkinson, tal y como demuestran estudios recientes. ¡Cómo si no tuviéramos ya suficiente con la narcolepsia!

Un sueño de larga o corta duración, es decir menor a 7 horas o superior a 9,  predice un mayor riesgo de sufrir obesidad, según un estudio de la Universidad Laval en Québec (Canadá).La relación entre descanso y alimentación es bidireccional: ya que el sueño no sólo afecta la alimentación, sino que, a la inversa, la forma en que nos alimentamos influye en cómo dormimos.

Pinchar aquí para ver la noticia original