Friday 24th of November 2017

news menu leftnews menu right

Buscador

Conectados

Tenemos 46 invitados conectado(s)


Pesadillas Imprimir
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 
Escrito por Guillermo Rodilla   
Martes, 12 de Enero de 2010 23:22

Cuando dormimos y tenemos ensueños, alcanzamos la etapa más profunda, y surge la condición denominada parálisis del sueño, en la cual no hay tono muscular y es imposible moverse. Sin embargo, el estado de conciencia continúa activo y es posible despertar parcialmente aunque no se puedan abrir los ojos. Es en este momento cuando se presentan un tipo de alucinaciones (experiencias perceptivas vívidas) características, durante las cuales se tiene la impresión real de que algo o alguien está presente, ya que pueden ser visuales, táctiles, motoras, auditivas o de otros fectos sensoriales, generalmente breves aunque pueden ser prolongados.

Por ejemplo si un individuo vive solo y se duerme en su cuarto con la puerta cerrada, puede darse que en el momento de parálisis del sueño sienta como su perro, que se encuentra en ese momento en casa de sus padres, sube a su cama y se acuesta a su lado.
alt

Las más frecuentes ocurren en la transición de la vigilia al sueño (hipnagógicas) o del sueño a la vigilia (hipnopómpicas). Los tipos más comunes son:

- Personas, monstruos y seres extraterrestres presentes en el dormitorio.

- Sensación de presión en el pecho, de ser ahorcado o de que se realiza algún desplazamiento.

- Percepción de luces coloridas, sonidos y voces.

Las pesadillas son aterradoras y lejanas a la realidad; además, a menudo resultan extrañas e inexplicables y, en ocasiones, provocan el deseo de no querer cerrar los ojos para no soñar. Sin embargo, dormir es importante para descansar y durante este lapso ocurren procesos esenciales para que podamos mantenernos saludables.

Para salir de este trance en la Clínica del Sueño se enseña a la gente a mover los ojos, ya que son los únicos órganos, junto con el tórax, que quedan activos; de esta forma, al apretarlos, finaliza el evento. Asimismo éste, como otros trastornos del sueño, son ocasionados cuando no se duerme adecuadamente durante toda la noche, sin importar la razón, o el tiempo es menor al requerido (8 horas).

altEl contenido de los sueños está determinado por lo que somos, lo que queremos hacer, aquello que nos preocupa y los hechos que deseamos ocurran, o bien tenemos miedo de que ocurrieran. Cuando hay alguno de contenido ansioso, desagradable o de peligro se le denomina pesadilla, y la situación que se desarrolla en este periodo siempre se recordará, ya que surge justamente en etapa MOR (más conocida como REM)  donde, como se dijo, el estado de conciencia permanece alerta, por lo que si el sueño va aumentando de peligrosidad surge reacción que obliga a la persona a despertar alterada o asustada, pues aunque se está dormido el organismo permanece “acelerado”; esto ocurre con más frecuencia si la persona tiene alguna preocupación o vivió algún evento traumático, como asalto, secuestro o muerte de un ser querido.

Dichos acontecimientos harán que el contenido de las pesadillas, de por sí incoherente, pueda saltar de una situación a otra o entre diversos sitios, provocando que el afectado, aunque despierte, al volver a dormir continúe soñando lo mismo.

Última actualización el Jueves, 23 de Febrero de 2012 13:06
 

Banner

Potenciado por Joomla!. Designed by: Free Joomla 1.5 Theme, web hosting. Valid XHTML and CSS.